miércoles, 25 de julio de 2012

jueves, 12 de julio de 2012

Pequeño Arlequín. Pastel sobre papel, 65 x 50 cms.

lunes, 9 de julio de 2012

Sobre las exposiciónes de Rafael y Hopper

  Pastel on paper.

Cuelgo este retrato recién acabado de un niño austríaco, con el ánimo todavía sobrecogido por la visita que hice, hace tres días, al Museo del Prado, para comtemplar la obra de Rafael ("El último Rafael"). ´Todos los años proyecto y explico el retrato de Baltasar de Castiglione a mis alumnos, pero no había tenido ocasión de contemplarlo en vivo (porque ese retrato ¡"vive"!). Se me hizo un nudo en el estómago cuando me enfrenté a esos ojos (azules, por cierto) que te miran desde que entras en la sala en la que está colgado. Prefiero esta pequeña obra de Rafael a todas las demás, porque siempre he creído que es el mejor retrato que he visto en mi vida (con perdón para los Velázquez, Rembrandt, el Caballero de Azul de Tiziano, etc., etc., etc). ¡Sobrecoge!
 Tuve también ocasión de visitar  la exposición de Hopper, en el Thyssen Bornemisza, pintor que siempre me gustó mucho y disfruté ciertamente su obra (está casi completa y creo que es la primera vez que viaja a Europa?). Son paisajes urbanos, casi siempre, llenos de misterio y melancolía, mostrando la soledad del mundo comtemporáneo. Totalmente recomendable. Cuando hago un retarto, como este y vuelvo la memoria a los de Rafael (o a la legión de retratos firmados por los Madrazo, Sorolla, etc., etc., etc., que cuelgan cerca de las obras de aquél) me vienen unas tremendísimas ganas de colgar el caballete y guardar los pasteles....